Mercería El Torcal

Cómo hacer hombreras con flecos con acabado profesional [Tutorial sencillo]

Cómo hacer unas hombreras

Las hombreras con flecos son uno de los complementos más vistosos que puedes añadir a tus prendas y con más opciones en cuanto a diseño y patronaje. Ya que puedes engalanarlas tú mismo con la base de hombrera que más te guste añadiéndole los apliques que mejor combinen.

Sin duda alguna, siempre van a aportar un toque glamuroso o divertido, según el efecto que se busque y dará un plus diferenciador a tu vestuario.

Si lo que buscas es un vestido más elegante para tus eventos, te recomendamos que escojas una indumentaria de un único color para que la hombrera resalte mucho más.

Sin embargo, si hablamos de moda flamenca aquí ¡todo tiene cabida! Juega con los colores, los estampados y diseña algo atrevido.

A la hora de seleccionar qué tipo de hombrera vas a confeccionar encontrarás muchas opciones, de flecos, con flores, con piedras y cristales, con plumas, con metalizados, apliques florales, hojas y muchas más.

En el post de hoy queremos acercaros al mundo del DIY con nuestro tutorial para que aprendas a crear tus propias hombreras con flecos en casa con materiales sencillos y económicos.

Porque en Mercería el Torcal no solo contamos con un amplio surtido de materiales de costura profesionales y manualidades, sino que nuestro objetivo es, además de facilitarte el acceso a estos productos, que también conozcas cómo se confeccionan.

Te brindamos muchas ideas para que ¡tu armario brille con luz propia!, ¿nos acompañas?

Materiales necesarios para una hombrera con flecos

  • 75 cm. de cordón de seda o de “macramé” (o de la longitud deseada).
  • 10 cm. de tiras de flecos largos (o las aplicaciones que se quieran).
  • Base de fieltro o de una tela consistente.
  • Pegamento textil.
  • Aguja e hilo (si se va a coser a la prenda).

Cómo hacer hombreras de flecos. Paso a paso

A la hora de confeccionarlas no hay un sistema fijado, ya que siempre va a depender del tipo de materiales, la forma y el sistema de sujeción que seleccionemos para ello.

Nosotras nos hemos decantado por un modelo sencillo, pero vistosos que sirve para añadir tanto a tus vestidos de flamenca como a otro tipo de prendas (ideal con vestidos o blusas de solo una manga), ya que es muy versátil.

Respecto a la longitud de los flecos, esto va a en el gusto de cada persona, pero sin duda alguna, un fleco largo siempre viste mucho más y aporta sutileza y elegancia en el movimiento.

Os explicamos cómo realizarlo en casa siguiendo nuestro paso a paso y en menos de una hora.

Paso 1

El primer punto con el que empezaremos a trabajar es preparando el cordón, que será la parte más visual de la zona superior del hombro.

El tamaño, la textura y el grosor van directamente relacionados con el tipo vestido que vayamos a engalanar. Si estamos buscando cómo hacer un vestido de flamenca con sus complementos incluidos, aconsejamos que no sea muy tosco.

Por ello, el cordón de seda o también llamado comúnmente de macramé es una opción perfecta para esta manualidad. Es suave al tacto, tiene un aspecto visual muy delicado y los hay en infinidad de colores.

¿Y qué forma le damos al cordón? ¿Es complejo de manipular?

¡Para nada! Es un material que se dobla sin problema alguno y que permite trabajarlo de forma sencilla sin poseer gran experiencia en el mundo de la costura o las manualidades.

Respecto a la forma que le vamos a dar, aquí la imaginación no tiene límites, pero nosotras hemos optado por hacer tres círculos porque quedan muy elegantes y siempre son tendencia.

Podemos jugar a que el central sea más grande que los laterales para aumentar el volumen y que tenga algo más de altura, pero también los podemos ubicar en hilera recta.

Para su creación, solo hay que enroscarlo concéntricamente hasta que tenga el tamaño deseado e irlo pegando cada vez que se junten entre sí con pegamento textil.

En el siguiente vídeo te explicamos cómo confeccionarlo con los materiales que te hemos indicado anteriormente.

Paso 2

Una vez tenemos listo el cordón con la forma ya creada vamos a unirlo con la base.

Si, por el contrario, preferimos otro tipo de aplicación como las flores, no hará falta que llevemos a cabo el paso uno, ya que simplemente hará falta adquirirlas en la mercería y estarán listas para ser utilizadas.

31 imgnot 2

Nos ponemos manos a la obra.

Para ello preparamos el asiento que será nuestro textil elegido. Tiene que tener consistencia para que no se caiga y aguante el peso y la firmeza del aplique.

Cogemos una pequeña plantilla con la forma deseada y cortamos el fieltro con el mismo tamaño.

Si buscamos una hombrera más tradicional, tal cuál conocemos habitualmente, solo tendremos que forrarla con una tela acorde y utilizarla como base. Sin embargo, tengamos en cuenta que será de un tamaño mucho mayor y no casarán con todo tipo de prendas.

En el caso de las chaquetas, sí que serán muy vistosas, pero en los vestidos hay que tener precaución en su uso, ya que puede tener un impacto demasiado sobresaliente. Pero, como siempre decimos, va a depender del diseño que queramos confeccionar.

Cuando ya tengamos listo el fieltro, pegamos la tira de flecos por encima cubriendo toda la tela para que no sea perceptible a los ojos.

El siguiente paso será pegar el cordón o apliques encima de los flecos.

Aquí hay que tener mucha precaución con la cantidad de pegamento textil que se utilice, ya que nos excedemos sobresaldrá y quedará estéticamente sucio. Así que solo será preciso usar uno de buena calidad y, además, nos podemos ayudar de un pincel para que el trabajo quede mucho más minucioso.

Colocamos el aplique encima y no volvemos a manipularlo hasta que quede completamente sellado. Se pueden colocar pinzas con cobertura textil para que lo prense de manera más rápida, pero cuidado que no dejen marcas en la tela.

Paso 3

Y llegamos al último paso, que no por ello menos importante, ¿cómo nos vamos a colocar la hombrera?

En este punto del proceso nos encontramos con varias opciones dependiendo de si vamos a querer que esté fija en la prenda o podamos quitar y poner en otras dependiendo del outfit que llevemos.

Si optamos por la primera opción, solo tendremos que coser la base de la hombrera directamente en el hombro de la prenda. De esta manera, la fijaremos permanentemente para que nunca se mueva.

Si por el contrario queremos que sea más polivalente, podemos optar coser broches de cierre fuerte o jugar con el velcro, pero para éste se precisará que la prenda también tenga velcro. Nosotras nos decantamos por la primera opción de los broches ya que no estropean el vestido y son más discretos.

Aquí podemos ver el resultado real colocado en la zona de los hombros, ¿qué os parece el resultado?

Sin duda alguna, las hombreras con flecos nunca van a pasar de moda y por ello os animamos a que empecéis a confeccionar las vuestras propias.

Siempre teniendo presente que debemos utilizar los mejores tejidos. Todo ellos los podrás encontrar en nuestra mercería online.

Comparte este post